Historia

El ITESIL, fue fundado el 10 de Marzo de 1946 por los Hermanos Cruzados de San Juan Evangelista, oriundos de Holanda, a la visión del Padre López de Santa Anna, SJ. Desde entonces, ha tenido como objetivo principal la formación de profesionales agrícolas. En su vida de existencia ha sido una de las instituciones educativas que ha hecho grandes aportes a esta olvidada zona fronteriza, especialmente al pueblo de Dajabón.

Gracias a esta congregación religiosa de “Los Hermanos Cruzados de San Juan Evangelista”, por disponer abnegados hombres de mucha entrega, sabiduría y excelente capacidad profesional, pudo ser una realidad ese sueño. Fueron ellos los que crearon las bases para que el ante llamado Colegio Agrícola San Ignacio de Loyola sirviera de centro de capacitación de profesionales de nivel medio en el ramo de la agropecuaria.

La labor educativa desarrollada por los profesores de aquel entonces entre ellos: el Hermano Martín Huffermann, Hno. Juan de la Chambre, Hno. Pedro, Hno. Francisco, Hno. Teodora, Hno. Julio, Hno. José, Hno. Rosario, Hno. Alfredo, todos Holandeses, entre otros, quienes se entregaron en cuerpo y alma para dar ejemplo y cátedras de educación media en la frontera, permitió que esos jóvenes sin oportunidades, pudieran capacitarse e insertarse en el mercado laboral con calidad profesional.

Paralelamente con la labor educativa del Colegio Agrícola, la Iglesia Católica, bajo la dirección del Padre Santa Anna tuvo a bien emprender la famosa “Misión Fronteriza” para la evangelización de las provincias de la frontera y sus comarcas. La labor evangelizadora contemplo también la educación femenina, al instalarse en Dajabón el “Colegio La Altagracia” bajo la dirección de la congregación de las “Monjas Apostolinas”.

El incalculable aporte de la Iglesia Católica al desarrollo de la frontera incluyo además la construcción de templos e iglesias en toda la región, llevando cultura a todos los feligreses, donde insignes e inolvidables sacerdotes, como los Padres Luís Mendía, Mariano Zaragoza, Mauro Paz, Marcial Bedoya, entre otros, alomo de mulos y caballos, recorrieron toda la frontera llevando sus enseñanzas.

En todo este proceso, la Compañía de Jesús, ha sido una de las organizaciones de la Iglesia Católica que más aporte ha hecho al fortalecimiento del IASIL y a toda la región, ya que ha sido la congregación que dirige los destinos del ITESIL y muchas de las obras Religiosas y Parroquias en la frontera.

En toda su exitosa historia, el ITESIL ha formado profesionales pioneros en el desarrollo agropecuario del país, quienes se han destacado en instituciones públicas y privadas, como hombres y mujeres de sobrada competencia y amor al trabajo rural.